3 Tipos de personas respecto a las pasiones (emociones), según Spinoza

‘La mayoría de las personas son otras: sus pensamientos, las opiniones de otros; su vida, una imitación; sus pasiones, una cita’ Oscar Wilde

Spinoza en su libro Ética (1677), hablaba de la ‘genealogía’ de las pasiones, haciendo referencia a ellas como parte imprescindible del ser humano. Él advertía en sus escritos que había dos formas dominantes de vivir las pasiones en el hombre, ambas tóxicas en su forma y contenido. Spinoza propuso una tercera forma de gestionar las pasiones desde un punto de vista cuasi científico: estudiarlas, comprenderlas y aceptarlas.

3 tipos de personas

Estos son los 3 tipos de personas respecto a las pasiones según el autor holandés:

1) Los que viven según las pasiones.

Este tipo de personas según el propio Spinoza, son aquellas personas que viven esclavas de sus pasiones. El hombre/mujer se crea una película mental en su cabeza fabricada por las pasiones, indicando tal cual guion de una película, por donde deben ir los acontecimientos para vivir en paz. Si la vida se escapa de ese guion, la persona sufrirá hasta que el guion se reestablezca acorde a lo que se había planificado.

Este tipo de gestión de las pasiones hace que la persona esté literalmente en una montaña rusa, e irá hacia arriba o abajo en su estado de ánimo en función de si se cumple el guion preestablecido de las pasiones.

Estas pasiones dirigen la vida de la persona, y se han formado desde que nace en el hospital hasta en este mismo instante, afectado por infinitud de factores – creencias, experiencias, genética, azar -. Se puede decir que esta forma de gestión de las pasiones (emociones) impera actualmente en Occidente y el resto del mundo.

2) Los que reniegan de las pasiones.

Este tipo de personas tienden a mirar con rechazo las pasiones. Hay muchas ramas filosóficas, religiosas… pero en general es un grupo que apunta a las pasiones como principal problema a la hora de llevar una vida con estabilidad mental y emocional. Los hay que directamente rechazan y restringen sus propias pasiones, porque entienden que ese tipo de comportamiento no les identifica. Y los hay que aceptan las pasiones con la letra pequeña, es decir, emociones moderadas o nulas para alterar la paz interior.

Intentan llevar una vida serena basada en la extrema lógica y razón, creando una ataraxia de paz basada en ningún estímulo pasional externo. Este tipo de vida es muy difícil de lograr, ya que requiere poco a poco ir deshaciéndose de todas las emociones y estímulos externos pasionales que toda la vida han dominado el cuerpo.

3) Los que comprenden las pasiones.

Baruch Spinoza, al verse rodeado de tanto misticismo a su alrededor, se vio en la necesidad de proponer una tercera vía, postulando una visión naturalista de las pasiones, basada en el conocimiento de la naturaleza humana, y por ende, de las emociones que rodean al hombre/mujer. Spinoza entendía que las pasiones eran intrínsecas al ser humano, y por tanto no se puede renegar de ellas. Pero también decía que no hay porqué ser esclavos de las emociones, esclavo es el ignorante de las mismas.

Según Spinoza, el verdadero camino para gestionar correctamente las pasiones es conocerlas, comprenderlas, aceptarlas y convertirlas en acción activa y positiva, todo en ese orden. Él admitía que el ser humano siempre en cierta medida va a estar ‘dominado’ por las pasiones, pero en el momento que es consciente de ello, deja de ser un ignorante y pasas a tener una ‘voluntad consciente‘. El conocimiento tiene que ir de la mano de la pasión para un camino a una cierta serenidad. Para Spinoza alegría era comprender, y tristeza era desconocimiento. Esto es una ecuación muy simple, a mayor conocimiento mayor alegría.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Contacta conmigo
Hola :)
Estoy aquí para ayudarte. ¿Qué necesitas?